Gaal Cohen Photographer
 


TEXTO POR JOSÉ DÁVILA

Gaal, afortunadamente, no ha renunciado a su ojo extranjero: su capacidad para sorprenderse por las cosas los objetos, las personas y los lugares a los que se ve expuesto cotidianamente. Esperamos de un fotógrafo que nos enseñe lo que nunca hemos visto. Sin embargo, una cualidad esencial de un artista es mostrarnos lo habitual desde una óptica diferente.

Por eso me atrevo a llamar a Gaal, una especie de alquimista, que mediante su inagotable energía, su inseparable cámara y su peculiar visión, construye un discurso con hallazgos sorprendentes, sea en algún lugar del lejano oriente o en un patio de cualquier barrio tapatío.

Con su imaginación artística, transforma la fealdad en belleza, el caos en equilibrio, el exceso en mesura, re-enfocando nuestra visión. Esto es una aproximación contemporánea a la oración de San Francisco: “donde haya desaliento, esperanza; donde haya sombras, luz; donde haya tristeza, alegría”.
REGÍSTRATE PARA RECIBIR NUESTRO BOLETÍN